Hace varios años el fumar era considerado como estar a la moda, que hacía a la persona verse más social e interesante. Pero actualmente, el fumar ha perdido popularidad.

Ahora los anuncios, por lo menos en Estados Unidos, ya no presentan al hombre guapo fumando con muchas admiradoras, sino un hombre enfermo y lleno de problemas de salud provocados por el cigarro.

Y es que esa es la verdad. El tabaco es en pocas palabras, un veneno. Pero no es un veneno que mata de inmediato sino uno que va deteriorando la salud poco a poco.

Impacto del tabaco en la salud

  • Produce una tos crónica y aumenta la producción de flemas.
  • Reduce la función de los pulmones
  • Causa cáncer y envejecimiento prematuro
  • Incrementa las posibilidades de tener un derrame cerebral o un ataque cardíaco
  • Causa infertilidad e impotencia

Ver también
Beneficios para la salud de dejar de fumar
Comidas que ayudan a dejar de fumar
Nutrientes indispensables para la salud de corazon

Podría continuar pero la verdad es que si usted ha decidido dejar de fumar es porque ya sabe todo esto. Así que mejor vamos a concentrarnos en cómo dejar el cigarillo.

Auto sugestión para dejar de fumar

Por muchos años su subconsciente lo cree a usted un fumador. Por lo que ha aprendido a asociar el cigarillo con placer y piensa que lo necesita para vivir feliz. Ahora veamos algo interesante. Lo que el subconsciente cree es lo que se manifiesta en su persona.

Así que para poder dejar de fumar exitosamente, usted debe convencer a su subconsciente de que usted no es un fumador, que el cigarillo no le trae placer, que por el contrario, usted odia el cigarillo y no lo puede ni ver.

Esto es muy difícil y al mismo tiempo muy fácil.

Es muy difícil porque éste es un hábito al que su subconsciente ha estado acostumbrado por años. Pero es muy fácil porque para convencerlo de lo contrario usted no tiene que hacer ningún esfuerzo.

Aunque muchos han dejado el cigarillo de un día para otro, sería irreal decir que el dejar de no fumar no requiere de un gran esfuerzo. Pero usando la auto sugestión, usted no tiene que tratar de dejar el cigarro con su fuerza de voluntad. Simplemente, todos los días por unos 20 minutos, tres veces al día, retírese a un lugar tranquilo.

Relájese y visualícese como un no fumador. Imagínese que en lugar de gastarse una fortuna en cigarillos, se la gasta en una televisión nueva, unas vacaciones, etc. Repítase en su mente que va a dejar de fumar. Repítalo varias veces.

En su vida diaria, usted puede seguir fumando. No tiene que forzarse a dejarlo. Simplemente haga estos ejercicios y cuando su subconsciente se haya convencido de esta nueva realidad, usted podrá dejar de fumar.

Hierbas que ayudan a dejar de fumar

1. Hierba de San Juan (Hypericum perforatum, St John’s Wort)

Para la dosis indicada consulte a su doctor. No se debe tomar esta hierba si está tomando otros medicamentos ya que esta hierba interfiere negativamente.

2. Clavos

No hablo de clavos de carpintería sino de clavos de olor. Esta especia es muy común y se puede encontrar en cualquier supermercado. Después de fumarse el cigarillo, póngase un clavo en la boca y déjeselo por dos horas. A las dos horas tírelo y póngase otro. Le quitará las ganas de fumar.

Sin embargo, se debe consultar con el doctor antes de poner en práctica este antiguo truco ya que varias personas han reportado problemas pulmonares con este método. Leer también Usos alternativos del clavo de olor

3. Raíz de ácoro

Cada vez que sienta ganas de fumar, mastique lentamente la raíz seca y troceada de ácoro. No se la trague, escupa después de unos minutos. Esta raíz alivia el síndrome de abstinencia y hace que el sabor del cigarro sea muy desagradable.

4. Té de Valeriana o de Pasiflora

Cualquiera de estos dos tés le ayudará a aliviar la ansiedad que le pueda causar el dejar de fumar.

Más remedios caseros para la salud cardiovascular