En los años 1960s, el dr. Benjamin Frank elaboró un plan de dieta para retrasar el proceso de envejecimiento. La dieta consiste en comer alimentos ricos en los ácidos nucleicos ADN y ARN.

La teoría del dr. Benjamin Frank era que estos ácidos nucleicos podían estimular la renovación y reparación de las células dañadas.

El alimento principal en la dieta anti-envejecimiento del dr. Frank son las sardinas, pues tienen un alto contenido de ARN. La dieta recomienda consumirlas 4 veces por semana y escoger las más pequeñas.

Este plan alimenticio también recomienda ingerir salmón, camarones, lentejas, remolacha, espárragos y apio, todos estos alimentos contienen ya sea ácidos nucleicos o sustancias que los producen.

las sardinas tienen un alto contenido de ARN

Los beneficios que se obtienen de esta dieta según el dr. Frank son:

  • Rejuvenecimiento de la piel
  • Mejoramiento de la función cardiovascular
  • Más energía
  • Mejoramiento de la memoria y la vista
  • Alivio de varias dolencias como el enfisema y la artritis

Sin embargo, la controversia sobre esta dieta no se ha hecho esperar. La temprana muerte del dr. Frank en 1979, a los 56 años, hace dudar a mucha gente de la efectividad de este plan alimenticio. El dr. Frank nació con diabetes tipo 1 y combatió con complicaciones toda su vida.

Los defensores de la teoría del dr. Frank aseguran que al doctor sí le funcionó su dieta pues en su tiempo pacientes con esta condición generalmente no pasaban de los 30 años.

Por otro lado, muchos nutricionistas no están de acuerdo con dietas muy altas en pescado por los niveles de mercurio que podrían contener. Aún cuando la cantidad de mercurio sea pequeña, puede irse acumulando y causar problemas de salud.

Una alternativa para la dieta anti-vejez del dr. Frank es la alga chlorella. La chlorella contiene hasta mucho más ácidos nucleicos que las sardinas. A pesar de que no se han reportado efectos secundarios severos en la literatura médica sobre la chlorella, algunas personas que la han tomado han reportado vómitos y diarrea.

Más soluciones caseras para cuidado de la piel