Nuestros teléfonos inteligentes ahora son ​​mucho más inteligentes que hace un par de años. Ahora el reconocimiento de voz es más rápido y preciso con ruido de fondo, podemos traducir imágenes de carteles en tiempo real, enviar respuestas rápidas con Inbox o encontrar rápidamente nuestras fotos gracias al reconomiento de Google Fotos.

Las aplicaciones de Google ahora son más inteligentes gracias al nuevo sistema de aprendizaje automático TensorFlow , que es más rápido, inteligente y flexible que su anterior sistema. Se puede adaptar con mayor facilidad a nuevos productos y es altamente escalable. Se puede ejecutar en un solo teléfono inteligente o en los miles de ordenadores en los centros de datos. Además, permite construir redes neuronales hasta cinco veces más rápidas que el anterior sistema de primera generación usado por Google.