Hace un par de días vimos como el Pixel C llegaba a la tienda de Google en España. Una tableta con un precio de 500 euros en su modalidad más básica y 170 adicionales si queríamos el teclado. Al ser lanzado como Pixel y no como Nexus este tablet de diez pulgadas ha creado un poco de confusión ya que además se atreve a competir de tú a tú con otros tablets convertibles muy ambiciosos como el Surface Pro 4 o el iPad Pro.

En Google saben que no han comunicado bien el producto (en la presentación oficial se le dedicó muy poco tiempo) y necesitaban un pequeño empujón para que entendiéramos bien qué es y qué no es Pixel C. Por ello, parte de la equipo que hay detrás de este dispositivo ha sido en Reddit contestando preguntas de los usuarios y resolver así muchas de las dudas que había al respecto.

Una de las primeras cosas que han querido dejar claras en la AMA es de donde viene el nombre. Sabíamos que el Pixel significaba que era un producto hecho en Google y no con otro fabricante como ocurre con los Nexus. La C puede parecer que se debe al tipo de USB que lleva pero no, quiere decir convertible . De esta manera dejan claro que su objetivo es hacer una tableta capaz de adaptarse a todo tipo de situaciones.

Algunos usuarios criticaron que algunas funciones como el desbloqueo con doble tapón y despertar el tablet con ‘Okay Google’ no estuvieran disponibles. El motivo es sencillo: demasiado consumo de batería . Si queremos algo parecido al doble toque, podemos usar la carcasa teclado y cuando la levantamos la pantalla se encienda sola. Por orden de voz dicen que habrá una actualización en el futuro.

Pixel C

Al ser una tableta convertible … qué pasa con el soporte de periféricos para sacar la pantalla a otro monitor? En Google afirman que el soporte para Display Port llegará dentro de poco en forma de accesorio. Hablando de ventanas … dicen que les hubiera encantado contar con soporte para multiventana, algo que ya hemos visto que está en el código de Marshmallow pero que de momento no está activado.

En estas últimas preguntas Google nos pide paciencia y dejan caer que el Pixel C es un dispositivo que mira más al futuro y no tanto al presente. Android N, dicen, vendrá con novedades sustanciales en lo que pasarán meses hasta que veamos el verdadero potencial de este dispositivo.

El bootloader del Pixel C viene desbloqueado por defecto lo que abre la posibilidad a instalar otros sistemas operativos. Al respecto no han querido aclarar nada de cara al futuro y no especifican si se podrá instalar otra versión de Android o bien si habrá soporte para otras plataformas.

Sobre las actualizaciones fueron muy claros: revisiones mensuales para introducir parches de seguridad y tener siempre al día la última versión de Android. Misma política que en los Nexus por lo que sin sorpresas. Todos los productos firmados por Google han sido así y sería raro que este Pixel C rompiera la norma.

En la red han aparecido los primeros análisis y con ellos las primeras quejas de este dispositivo. En Google dicen que están al corriente de las principales y que trabajan en poder arreglárselas con futuras actualizaciones, siempre que sea posible claro. Ahora sólo nos queda ver si la respuesta de los usuarios es positiva y el proyecto sigue adelante o no.