A todas nos preocupan los efectos, tanto físicos como psicológicos, que supone la menopausia. Cansancio, mareos, sofocos, disminución del deseo sexual o incontinencia urinaria pueden ser algunos de los síntomas. Pero no temas, hay remedios naturales avalados por la ciencia para combatirlos. ¡Te contamos!

 

Según un estudio publicado en el Diario de la American Medical Association, las terapias naturales a base de plantas pueden ayudar a disminuir los ataques repentinos de calor y también la sequedad vaginal.

 

Además, se ha visto que los remedios con hierbas –pero no la medicina herbal china– ayudan también a reducir los síntomas vasomotores, como los sofocos y los sudores nocturnos.

 

También puedes ver… Viviendo con la menopausia

 

Lo cierto es que el uso de terapias naturales es cada vez más habitual a la hora de calmar los efectos de la menopausia. De hecho, el estudio calcula que entre un 40 y un 50% de mujeres se valen de terapias complementarias durante esta etapa de su vida.

 

Estas son algunas de las cosas que te ayudan a calmar los síntomas.

 

 

El ejercicio resulta fundamental, sobre todo para atajar posibles problemas a la hora de dormir, pero también sofocos y cambios de humor.

 

Tanto es así que según un estudio de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia realizado en más de 6.000 mujeres latinoamericanas, el sedentarismo hace que los síntomas de la menopausia empeoren, sobre todo aquellos relacionados con la depresión, la ansiedad y el insomnio.

 

El 16,1% de las mujeres con hábitos sedentarios (ejercicio físico menos de tres veces por semana) dijo tener síntomas menopáusicos severos frente al 10,6% de mujeres activas con estos síntomas.

 

 

El aceite de Pompeya es un lubricante natural a base de aceites de plantas y frutas. Nos ayudará a mantener la hidratación de la vagina y además es perfecto para el cuidado íntimo. Su aroma te resultará además de lo más agradable.

 

 

La irritabilidad es uno de los cambios más molestos que conlleva la menopausia. Para mejorar nuestro estado de ánimo, podemos valernos de sencillas infusiones que actúan como relajante natural. Prueba, por ejemplo, una infusión de lúpulo y lavanda o una a base de pasiflora y valeriana.

 

 

El secreto del regaliz está en la glicirricina, un ácido que, entre otras propiedades, regula los niveles de estrógenos bajándolos si son altos y viceversa. Ayudará a estabilizar nuestras hormonas y por tanto, aliviar cualquier síntoma.

 

Así que no lo olvides: practica ejercicio de manera regular, cuida tu alimentación y pon en práctica nuestros consejos. ¡Los síntomas de la menopausia se aliviarán!

 

 

Elimina el estreñimiento con maca

 

Primera menstruación determina tus enfermedades

 

5 huellas emocionales que marcan tu vida

 

Hombres evitan usar condón con mujeres atractivas