La libertad de movernos de un lado para otro y para sentarnos y levantarnos o quedarnos acostados es un derecho que no se le niega a nadie.

Sin embargo las personas que tienen dificultad para moverse  se limitan a realizar muchas actividades que les gusta hacer.

Esta limitación viene por causa del artritis, que es la inflamación de una o mas de las articulaciones.

Hay dos tipos de artritis, la osteo y la reumatoide.

Ambas afectan las articulaciones en gran manera, porque la osteoartritis, desgasta el cartílago que acolcha los huesos para que no rosen unos con otros.

La artritis reumatoide es un poco menos directa, pero causa un trastorno inmunológico que hace que la membrana sinovial, un tejido blando que protege a las articulaciones del cuerpo) se inflame y puede conducir a la perdida del hueso.

Pero para cualquier tipo de artiritis hay remedios caseros y una lista de maneras naturales de aliviar el dolor de la artritis.

Veamos:

1. Cúrcuma y té de jengibre

La cúrcuma y el jengibre son anti-inflamatorios naturales y ayudará  a aliviar los dolores causados por la osteo artritis y  la artritis reumatoide.

La cúrcuma en particular, ha recibido mucha atención últimamente.

Su ingrediente activo es algo llamado curcumina, que es un poderoso antioxidante.

Además, disminuye los niveles de dos enzimas responsables de causar inflamación (que es lo que a menudo estamos luchando con la artritis.)

Puedes tomar un té con estos dos remedios o tomarlo en  forma de cápsula.

Para hacer el te necesitará lo siguiente:

-2 tazas de agua
-1/2 cucharadita de jengibre molido
-1/2 cucharadita de cúrcuma molida
-Miel para mejorar su sabor.

Procedimiento:

Lleve 2 tazas de agua a ebullición, y agregue ½ cucharadita de jengibre molido y cúrcuma molida.

Reduzca a fuego lento y deje que hierva por 10 a 15 minutos.

Luego a esta poción, se le debe  agregar la miel al gusto, y disfrutar dos veces al día.

Esta receta alcanza para dos porciones.

2. Sales de Epson

La Sal de Epson contiene sulfato de magnesio lo cual puede causar un poco de temor el ingerirla, pero es realmente una sustancia maravillosa.

Un mineral de origen natural, el sulfato de magnesio se ha utilizado para obtener alivio del dolor durante años, a saber, debido a sus altos niveles de magnesio.

Necesitará:
-1/2 taza de sal de Epson
-Un tazón grande
-Agua tibia

Procedimiento:

Llene un tazón grande con agua tibia y agregue ½ taza de sal de Epson.

Revuelva muy bien el agua y  sumerja sus empalmes adoloridos en el líquido.

Si usted está experimentando dolor en un lugar que no es conveniente empapar, como las rodillas, trate de tomar un baño con sales de Epson.

Puede tomar la ducha en una bañera llena de agua tibia y añadir 2 tazas de sal de Epson.

Remoje durante 15 minutos (por lo menos.)
Más información sobre este procedimiento aquí: