La queratosis pilar aparece como pequeñas protuberancias o manchas marrones en la piel, generalmente en los brazos y piernas. Normalmente no causa ningún dolor o malestar a menos que las espinillas se inflamen. Estas protuberancias rojas se denominan queratosis pilaris rubra faceii.

Aunque la keratosis pilaris es extremadamente común, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que esta condición. Cada protuberancia es un folículo piloso que se atascó por las células muertas de la piel, a menudo con un pelo atrapado en su interior. Si se rasca un bache, es posible que vea una delgada capa de pelo, pero evite rascarse los bultos ya que puede inflamar los folículos e introducir patógenos que causan la infección.

La razón exacta de este trastorno de la piel no se conoce, pero la sequedad de la piel parece ser un factor que contribuye. La queratosis pilar suele empeorar durante los meses más secos. Los cambios hormonales pueden tener un papel también, porque es más común durante la adolescencia y el embarazo, las mujeres con sobrepeso parecen ser más propensas a la condición.

La queratosis pilaris generalmente se considera un problema cosmético en lugar de un trastorno grave de la piel que requiere intervención médica. Preocuparte no ayuda, pero no desaparece si lo ignoras. Hay varios remedios caseros que puedes utilizar para reducir este problema.

1. Exfoliación

La exfoliación regular es la forma más sencilla de reducir las espinillas. Elimina las células muertas en la superficie de la piel, incluyendo la piel extra sobre los folículos, abriéndolos y soltando el pelo atrapado, si lo hay. Usted puede esperar mejoría visible dentro de unas semanas, pero la exfoliación tiene que hacerse con regularidad para mantener la sensación suave de la piel.

La exfoliación se puede hacer mecánicamente o por peeling químico de la piel. Aunque la exfoliación mecánica no implica ningún producto químico activo, puede irritar la piel sensible. El frotamiento constante puede deshidratar la piel y hacerla más áspera con el tiempo. Exfoliantes caseros

2. Esponja exfoliante

Cada vez que se bañe, utilice un trozo de esponja natural para frotar las áreas afectadas por la queratosis pilaris. Un paño también lo hará, pero si su piel es muy sensible, la esponja konjac puede ser una mejor opción. Es muy suave en la piel.

3. Remedio natural a base de avena

Necesitará:
2 cucharadas de harina de avena triturada
2-3 cucharadas de agua o leche

La harina de avena es un remedio suave y amistoso con la piel que sirve para alisarla. Simplemente mezclar con agua o leche y aplicar sobre las áreas afectadas. Frotar con un movimiento circular durante unos minutos y luego lavar.
Alternativamente, puede agrupar un poco de harina de avena en un paño de muselina y usarlo para frotar su cuerpo mientras se da un baño. Aplique una crema hidratante después de lavar el residuo de avena.

4. Aceite de oliva

Necesitará:
2 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de sal de mesa

Mezcle el aceite de oliva y la sal de mesa para hacer un frotamiento de piel ligeramente abrasivo que puede ayudarle a deshacerse de las espinillas. Frote en la piel y masaje durante unos minutos antes de lavarse con jabón.