La fascitis plantar, también conocida como talón del corredor, es un trastorno común que causa dolor agudo en el talón y la planta del pie.

Según un informe de la Asociación Médica Palo Alto, el dolor de talón afecta a más de la mitad de los estadounidenses, y la causa más común es la fascitis plantar.

Este dolor se produce debido a la inflamación en la fascia plantar, una banda gruesa de tejido conectivo que corre a lo largo de la parte inferior de su pie y conecta el hueso del talón a los dedos. El estiramiento repetitivo y el desgarro pueden causar irritación o inflamación de la fascia plantar.

Causas

La fascitis plantar puede afectar a hombres y mujeres, es muy común en corredores y excursionistas. Sin embargo, a menudo afecta a los hombres activos entre las edades de 40 a 70. Aunque la edad no es un factor determinante ya que personas que trabajan de pie también la pueden desarrollar fácilmente.

Aparte de la edad, otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar fascitis plantar incluyen regularmente trabajar en actividades que ponen un montón de estrés en los talones, la mecánica del pie defectuoso, la obesidad, los trabajos que te mantienen de pie durante largas horas y usar zapatos con soporte de arco pobre o suelas blandas, también usar por mucho tiempo tacones, deficiencias de calcio, etc.

Síntomas

Los signos y síntomas más comunes de la fascitis plantar son dolor de talón, inflamación, dolor en el arco del pie, dificultad para caminar o estar de pie, cojear, dolor agudo después de una breve actividad de carga de peso y rigidez en el talón después de largos períodos de inactividad.

Los síntomas son a menudo peores en la mañana. Además, por lo general afecta sólo un pie, pero puede ocurrir en los 2 a la vez.

La fascitis plantar puede tener un gran impacto en sus actividades cotidianas. Usted puede reducir los síntomas y molestias con remedios caseros fáciles de seguir y modificaciones simples de estilo de vida.

Remedios caseros para la fascitis plantar

Los mejores remedios naturales para la fascitis plantar son los siguientes:

1. Ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento que implican a los pies y los músculos de las piernas son una de las mejores maneras de controlar el dolor de talón debido a la fascitis plantar. También ayudarán a reducir la inflamación en las pantorrillas y otros músculos de las piernas para que pueda moverse cómodamente.

Antes de salir de la cama por la mañana, estire los pies, los músculos de las piernas, los músculos de la pantorrilla y los dedos. Mientras está sentado en la cama, mantenga los pies flexionados y tire suavemente hacia usted durante 30 segundos, suelte y repita 1 o 2 veces más. Esto ayudará a minimizar el dolor en la mañana.

Manténgase a una distancia de un brazo de una pared con su pierna no afectada ligeramente doblada en la rodilla y el pie afectado detrás de usted. Lentamente y suavemente, presione sus caderas adelante mientras que mantiene los talones planos en el piso. Mantenga esta posición durante 30 segundos y luego relájese. Repita este ejercicio en 2 series de 10 repeticiones, varias veces a la semana.

También puede rodar una botella de agua congelada o una pelota de golf bajo el arco de su pie, empezando por el frente y trabajando su camino de regreso. Aplique un poco de presión. Haga esto por un par de minutos, una vez al día.

2. Masaje del pie

Masajear su pie proporcionará alivio del dolor y la inflamación causada por la fascitis plantar. El masaje regular estimula el flujo sanguíneo dentro y alrededor del área afectada y ayuda a liberar la tensión en la fascia plantar.

Con los dedos, masajee suavemente la parte inferior de su pie y talón con un poco de aceite de oliva, coco o aceite de sésamo durante 10 minutos. Haga esto un par de veces al día, especialmente antes de irse a la cama.

Incluso puede usar un masajeador eléctrico para reducir el dolor en el talón debido a la fascitis plantar.

3. Compresión en frío

El uso de una compresa fría puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor causado por la fascitis plantar.

Envuelva unos cubitos de hielo en una toalla fina. También puede congelar una botella de plástico redonda llena de agua.

Colóquelo sobre el área donde siente el dolor durante unos minutos. Si está usando una botella congelada, ruédela sobre el área dolorida por aproximadamente 5 minutos. Repita varias veces al día o después de la actividad física.
Nota: No frotar el hielo directamente sobre el talón.

4. Las Sales de Epson

Las sales de Epson (cristales de sulfato de magnesio) pueden ayudar a aliviar la fascia plantar y aliviar el dolor y la inflamación. Además, ayuda en la curación de los músculos y los tejidos conectivos.

Ponga 2 a 3 cucharadas de sales de Epson en una pequeña tina de agua tibia.

Remoje su pie en esta agua durante 10 a 15 minutos, dos veces al día. También puede masajear la zona afectada para aliviar la presión. Haga esto varias veces a la semana.

5. Cúrcuma

La Curcumina es un componente de la cúrcuma, que funciona como un potente analgésico y agente anti-inflamatorio. Un estudio publicado en un número de 2007 de la American Journal of Physiology encontró que la curcumina puede reducir tanto la inflamación aguda y crónica.

Agregue 1 cucharadita de polvo de cúrcuma a una taza de leche. Caliente a fuego bajo. Añadir un poco de miel y beber todos los días antes de ir a la cama.

Alternativamente, tome suplementos de curcumina, 400 a 600 miligramos 2 veces al día. Consulte a un médico antes de comenzar un régimen de suplementos.

6. Jengibre

El jengibre contiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas que pueden ayudar a combatir la fascitis plantar.

Mezclar 1 cucharada de jengibre rallado en 1 taza de agua. Hervir Durante unos minutos, apagar el fuego y dejar que repose durante 10 minutos. Colar y beber mientras todavía está caliente. Beber de 2 a 3 tazas de este té todos los días. Además, incluya el jengibre en su comida diaria. Alternativamente, usted puede tomar un suplemento, pero sólo después de consultar a su médico.