La tiroides es una glándula que, a pesar de ser pequeña, regula una de las funciones más importantes del cuerpo, el metabolismo. Una tiroides poco activa hace más despacio el pulso, el nivel de energía y el ritmo al que quema calorías el cuerpo.

El problema de tiroides más común es el de una tiroides poco activa, también conocido como hipotiroidismo.

Generalmente los que sufren de este problema son mujeres, personas mayores de 60 años y personas que tienen historia de hipotiroidismo en la familia. A nivel mundial, la causa más común es por una deficiencia de yodo pero en Estados Unidos y en algunos otros países más desarrollados, las causas varían.

Síntomas del hipotiroidismo incluyen: cansancio, cara hinchada, gane de peso sin explicación, dolores musculares, cara pálida y piel seca, voz ronca, depresión, períodos menstruales con mucho sangrado, colesterol y problemas en las articulaciones.

Por otro lado tenemos la tiroides sobre activa, o hipertiroidismo. En este caso, la tiroides produce demasiadas hormonas T3 y T4 lo cual acelera varios procesos del organismo. Los síntomas del hipertiroidismo incluyen: cambios en el apetito, palpitaciones, nerviosismo, falta de aire, mareos, sudoración, irritabilidad, caída del cabello, posible diarrea, dificultad para dormir y problemas de fertilidad.

Nutrientes que ayudan a mantener su tiroides funcionando saludablemente

Selenio

El selenio activa las hormonas de la tiroides para que éstas puedan hacer su trabajo. Comer un puñado de nueces brasileñas por lo menos 5 veces por semana provee al cuerpo con este mineral. Otras fuentes de selenio son carnes de órgano como el hígado y mariscos como el cangrejo.

Es importante aclarar que un exceso de selenio en la dieta también puede causar una alteración en la función tiroidea. Por lo que se recomienda hablar con un buen nutricionista o un médico para determinar la cantidad de selenio que le puede ayudar en su caso específico.

Ver también
Qué dicen las líneas de su cara de su salud
Remedios caseros para la salud cardiovascular
Remedios naturales para la salud digestiva

Yodo

El yodo juega un papel muy importante en la produción de hormonas por la tiroides. El problema es que si ingiere demasiado yodo, los problemas de tiroides se pueden agravar. La recomendación general es de 150 mcg al día. Fuentes de yodo son la sal yodada y las algas.

Como algunas enfermedades de la tiroides no se deben a la deficiencia de yodo, se recomienda que un profesional de salud le haga un exámen de sangre para saber exactamente cómo andan sus niveles de yodo y si es necesario tomar o no, algún suplemento.

Zinc

En estudios realizados en la Universidad de Massachucetts se notó una mejoría en mujeres con problemas de tiroides que tomaron un suplemento de zinc. La cantidad sugerida es de 10 mg de zinc diarios.

De acuerdo con un reportaje sobre los principales suplementos de ayuda para la tiroides por el Dr. Richard Shames y la enfermera Shames Karilee, el zinc también ayuda a los receptores nucleares de la tiroides a nivel intracelular, pues fortalece la acción y la lectura de su código genético del ADN.

L-Tirosina

Una deficiencia de este amino ácido limita la cantidad de hormonas que la tiroides puede producir. Sin embargo, demasiado puede ser sobre estimulante para la persona. Para la cantidad recomendable consulte a su médico.

Si está tomando medicamentos para la hormona tiroidea, no se debe tomar la L-tirosina al menos que su médico se la haya recomendado . No tome L-tirosina si usted tiene presión arterial alta o tiene síntomas de manía.

Los alimentos que discutimos anteriormente se recomiendan cuando la persona sufre de una tiroides lenta. Para las personas que padecen de una tiroides sobre activa las recomendaciones alimenticias son diferentes.

Nutrientes que calman una tiroides sobre activa

Alimentos de soya fermentados

Alimentos como el miso y el tempeh podrían ser supresores de hormonas tiroideas. Algunas investigaciones indican que la soya puede ser incluso más eficaz en la supresión tiroidea que los medicamentos anti-tiroideos. Es muy importante tomar en cuenta que la soja también contiene anti-nutrientes (como el ácido fítico), que perjudican la capacidad general del cuerpo para absorber nutrientes.

Vegetales crucíferos crudos

Los vegetales como el brócoli, coliflor y coles de bruselas son alimentos bociógenos. Esto quiere decir que bloquean la absorción y utilización del yodo, lo cual calma la función tiroidea. Se deben ingerir crudos.

Calcio y vitamina D

El hipertiroidismo puede causar un adelgazamiento de los huesos por lo que muchos doctores recomiendan a sus pacientes con tiroides sobre activa, tomar un suplemento de calcio y vitamina D. La cantidad recomendada depende de la edad, el sexo y el estado de salud del paciente.

Alimentación recomendada para otras condiciones