Samsung ha sido con diferencia el fabricante Android que más ha defendido la utilización de paneles OLED (AMOLED para ser más exactos). Este empeño le ha llevado a tener pantallas muy buenas y otras más bien mediocres . Llevan un año y medio muy bueno aunque detractores no le faltan a esta tecnología. Bien, en Corea apuntan que su apuesta se podría redoblar dentro de poco.

Según analistas coreanos, Samsung ha parado sus cadenas de producción de pantallas LCD . Al parecer, el siguiente paso es prepararlas para venderlas y generar unos ingresos de cerca de 10.000 millones. Como antecedente tenemos el cierre de una planta en Cheonan (China) el año pasado por lo que puede que las otras cinco que tiene en funcionamiento sufran el mismo destino.

Más AMOLED y más centralización de la producción

Sorprende que Samsung decidiera apostar tan fuerte por AMOLED y que la mayoría de sus dispositivos (no sólo móviles y tablets, recordemos que los coreanos tienen una línea de productos muy extensa) montarán esta tecnología. Como hemos dicho, tiene tantos adeptos como detractores ya priori sería un movimiento muy atrevido .

Si nos centramos en dispositivos con Android, buena parte del catálogo de Samsung tiene ya tecnología AMOLED en sus diferentes variedades. Los únicos que no suelen llevar son algunos terminales de entrada y gama media. Cerrar las plantas LCD no significaría que dejen de usarlo y lo más probable es que les salga más barato comprar paneles fuera para abastecer su línea de productos no OLED.

Por el momento se trata de una información que llega a través de analistas. No tenemos confirmación de que las plantas de LCD se hayan parado ni tampoco Samsung ha dado más información al respecto. De puertas hacia fuera será interesante ver si son capaces de nutrir a otros fabricantes.

Este año hemos tenido unos cuantos móviles con AMOLED más allá de Samsung: Mate S, OnePlus X, Motorola X Force, BlackBerry Priv, HTC One A9, Lumia 950 XL … Algunos han retrocedido y han escapado de este tipo de panel para utilizar IPS LCD, como el Motorola Moto X Style. Veremos en 2016 pero en vistas a la renovación que han tenido en semiconductores con la fabricación de una nueva planta para hacer SoCs este movimiento tiene sentido.

Depender menos de proveedores, controlar más la producción de cada componente y reducir costes en una estrategia a largo plazo. Suena arriesgado pero pocas empresas tienen el músculo financiero para atreverse a mover de esta forma.

Vía | Business Korea