Entre las cosas que “derriten” a una mujer está la joyería: anillos, pulseras, collares, pendientes…  Motivo por el que resulta difícil aceptar tirar o donar aquellas piezas de plata que con el tiempo se han puesto negras. ¿No hay solución?

Foto iStock

Para empezar y de acuerdo a lo descrito por la Enciclopedia Británica, junto con el oro y los metales del grupo del platino, la plata es uno de los llamados metales preciosos debido a su escasez, color blanco brillante, maleabilidad, ductilidad y resistencia a la oxidación atmosférica.

¿Cómo limpiar la plata que se pone negra?

Es muy frecuente que la plata se ponga negra; lo que ocurre cuando el metal se expone al sulfuro de hidrógeno del aire. Esta reacción química afecta la capa superficial y fina alrededor de la joya, por lo que resulta posible eliminar el oscurecimiento y recobrar el brillo.

Foto iStock

No solo mantiene tu boca libre de las caries, le da luz a tus cadenas y pulseras. Primero lava con agua y con jabón tus adornos de plata, posteriormente cubre con la pasta durante cinco minutos. Enjuaga con agua fría y seca con un papel.

Foto iStock

Jabón para platos, sal y vinagre

En un recipiente mezcla agua, sal de mar, una cucharada de vinagre blanco y jabón para lavar los trastes. Deposita los objetos que deseas limpiar, deja reposar por unos 20 minutos, enjuaga y limpia con una toalla o tela de fibras suaves.

Foto iStock

Bicarbonato de sodio

Revuelve un poco de bicarbonato de sodio con agua hasta formar una pasta, con la que frotarás la plata hasta que de ésta se desvanezcan las manchas oscuras. Limpia con agua y seca con una franela nueva.

Foto iStock

Para evitar que la plata se ponga negra es importante que no ocupes líquidos como amoniaco, cloro u otra sustancia química. Trata de guardar las piezas en papel aluminio y de limpiarlas antes y después de usarlas.