A día de hoy, cada día son más las personas las que debido a la gran crisis económica que no solamente está azotando a España sino que está azotando a gran parte del planeta, tratan por todos los medios de construirse su propia vivienda. Sin embargo, hay que ser sinceros y decir que este proceso no solamente no es nada sencillo sino que llegado el caso se puede complicar bastante. Por todo ello, y basándonos en algunos informes que ha emitido canalarquitectos, vamos a hablar de aquellos aspectos que consideramos fundamentales a la hora de saber si el arquitecto que estamos contratando para el proyecto que queremos llevar a cabo es el adecuado.

 

Antes de contratar un arquitecto tenemos que tener una cosa muy clara. Dicho arquitecto, o a la compañía  a la cual pertenece, tiene que estar perfectamente contrastada a lo largo de al menos unos años. Más que nada porque seguramente no sea una buena idea el hecho de que recaiga sobre el toda la responsabilidad del proyecto de la que va a ser nuestra vivienda cuando apenas tiene experiencia dentro de este sector. Es por ello por lo que no estaría de más que nos reuniéramos con él así como con sus compañeros para determinar, para conocer, si van a ser capaces de llevar a cabo este proyecto.

 

Asimismo, y teniendo en cuenta que seguramente nosotros no vamos a poder estar todo el tiempo que quisiéramos encima de este proyecto, tenemos que hablar con las personas encargadas del mismo para saber si ofrecen alguna serie de servicios alternativos como pueda ser el hecho de llevar a cabo toda la burocracia como todo el papeleo, necesario para acometer dicho proyecto. Cuando hablamos de papeleo y de burocracia nos estamos refiriendo a los diferentes permisos que tendremos que pedir al Ayuntamiento, así como las diferentes licencias que tendremos que adquirir para poder construir nuestra propia casa en el terreno que hemos comprado.

 

Para terminar, pero no por ello menos relevante dentro de este artículo, tenemos que tener muy claro, tenemos que tener siempre presente que los arquitectos que se encarguen de nuestro proyecto deben ofrecernos una garantía durante un periodo de tiempo razonable. Y es que una mala elección en los materiales, o una mala ejecución en los planos, puede dar al traste con un proyecto que en un principio podría ser sencillo. Por todo ello, nos tenemos que asegurar que durante unos años, por ejemplo durante los 10 primeros años, cualquier desperfecto que se derive de una mala ejecución debe de estar completamente cubierto.