Parece increíble pero nuestra percepción de nosotros mismos tiene un enorme impacto en cómo nos perciben los demás.

La presencia de una persona segura de sí misma tiende a animar a todos los que le rodean. El mundo se abre a quien camina con pasos seguros y confiados.

Una persona segura de sí misma es respetada y admirada. Hay un dicho que me gusta mucho que dice “La fortuna favorece al fuerte”. Y con “fuerte” no me refiero al tirano. Me refiero a la persona decidida, perseverante, que confía en sí misma. Y la buena noticia es que la auto confianza no es genética ni es hereditaria. La auto confianza se adquiere, se aprende.

Es verdad que para un niño que crece en un hogar disfuncional donde sus padres y hermanos lo ridiculizan, le pegan, etc. es muy difícil desarrollar confianza en sí mismo. Pero con esfuerzo y dedicación puede llegar a lograrlo.

Ver también
Tips para sentirse bella y atractiva
Consejos para ser feliz y tener paz interior
Cómo aliviar el dolor emocional

Cómo levantar la confianza en sí mismo

En el mundo de hoy donde la competencia abunda para encontrar desde trabajo hasta pareja se podría decir que la auto confianza es la base misma de su supervivencia. A continuación dejo cinco consejos para sentirnos más seguros de nosotros mismos.

Póngase anteojos negros

No sólo el 80% de las personas piensan que la gente se ve más atractiva con anteojos negros, sino que los anteojos negros hacen a la persona sentirse más segura de sí misma. Talvez es por el hecho de que podemos ver a la gente mejor de lo que ellos nos pueden ver y eso hace que nos sintamos en control de la situación.

Incluya en su dieta alimentos con el aminoácido triptófano

Claras de huevo, queso parmesano y frijoles de soya son comidas que tienen un alto contenido en triptófano, un aminoácido que estimula la producción de serotonina por el cerebro, una hormona que levanta el ánimo y por lo tanto le hará sentir más seguridad de sí mismo. El triptófano también ayuda a vencer la timidez.

Frases de ánimo

Dicen que las palabras tienen poder, y si son positivas e inspiradoras mucho mejor. En lo personal, más de una vez una frase motivadora me ha devuelto la confianza en mí misma cuando he estado desanimada en algún proyecto. Ponga una frase de ánimo en algún lugar donde la pueda estar viendo, talvez en la nevera o en la pantalla de la computadora.

Diga sí con la cabeza

Este movimiento produce la liberación de varias endorfinas encargadas de hacer sentir bien al cuerpo. Estudios muestran que una persona que hace este movimiento unas cuantas veces al prinicipio de una conversación, se sentirá más segura de sí misma y conversará con más soltura. Además, este gesto deja una impresión tan positiva en la otra persona, que ella querrá conversar con usted otra vez!

Háblese frente al espejo

Antes de tener una conversación con alguien que lo ponga nervioso vaya al espejo y dígase a usted mismo frases como “Yo creo en mí” o “Yo puedo hacer ésto”.

Más remedios caseros