El almidón de maíz es más que un agente espesante para su salsa o pastel de frutas. Aunque el polvo blando elaborado a partir del grano del maíz no es una fuente rica de vitaminas y minerales, puede ayudar a aumentar las calorías para aquellos que lo necesitan, actuar como una fuente de energía y prevenir el nivel bajo de azúcar en la sangre en personas con hipoglucemia nocturna.

Aunque la mayoría de las personas están tratando de reducir las calorías en sus comidas, algunos necesitan agregar calorías extra para ayudar con el aumento de peso. Una porción de 1 cucharada de maicena tiene 30 calorías. Como es un polvo casi sin sabor que se mezcla bien con una serie de diferentes alimentos, la maicena puede ayudar a aumentar su ingesta de calorías sin tener efecto sobre su apetito.

Sin embargo, engrosa la consistencia de los alimentos a los que se le agrega, por lo que puede ser mejor mezclarlo en alimentos que desea espesar o alimentos que ya son gruesos. Buenas opciones incluyen yogur, cereales calientes, budín, puré de patatas y salsa. Añadir en pequeños incrementos para evitar que sus alimentos queden demasiado gruesos para comer.

Beneficios de la maicena

1. Como una fuente de energía

Todas las calorías de la maicena provienen de su contenido de carbohidratos. Una porción de 1 cucharada contiene 8 gramos de carbohidratos. Los carbohidratos son el macronutriente del que se necesita en la mayor cantidad para una dieta sana. Eso es porque los carbohidratos son la fuente preferida de energía de su cuerpo.

Mientras que los carbohidratos de los alimentos tales como la harina de maíz ayudan a darle la energía para levantarse e ir hacer sus labores cotidianas, esos carbohidratos también se utilizan para alimentar sus funciones básicas del cuerpo, incluyendo el latido del corazón, la respiración y la actividad cerebral.

2. Tratamiento para la hipoglucemia

El almidón de maíz también tiene beneficios medicinales y se ha utilizado para ayudar a controlar el nivel bajo de azúcar en la sangre en personas con diabetes y enfermedad de almacenamiento de glucógeno, que es un trastorno metabólico hereditario.

La fécula de maíz sin cocer se digiere lentamente y suministra un flujo lento y constante de glucosa, que puede ayudar a prevenir el nivel bajo de azúcar en la sangre, especialmente durante la noche cuando duermes. Mientras que la harina de maíz ofrece este beneficio médico, no debe agregar maicena a su dieta para ayudar con el control de azúcar en la sangre a menos que lo indique su médico o dietista.

3. Beneficioso para los niños con síndrome de descarga gástrica

En este síndrome, los alimentos pasan rápidamente por el estómago del niño y los contenidos hipertónicos llegan al intestino. Esto conduce a la entrada excesiva de agua en el intestino que conduce a la diarrea osmótica, dolores y calambres abdominales, bajo volumen de sangre y bajo nivel de azúcar en la sangre.

Cuando estos niños son alimentados a través de la gastrostomía, la fécula de maíz sin cocer ayuda a disminuir el vaciado rápido del contenido estomacal. Al ser el almidón de maíz un hidrato de carbono complejo sirve como una fuente de glucosa prolongada y lenta. Esto mejora los niveles de glucosa en su cuerpo aliviando la fatiga, aliviando otros síntomas y llevando a un aumento significativo de peso en los niños.

4. Beneficios para la piel grasa

El almidón de maíz se puede utilizar como polvo de ajuste por las personas con una piel aceitosa o brillante (la llamada piel grasa). Ya que absorbe el exceso de aceite de su piel y mantiene su maquillaje como debe ser por mucho tiempo.

5. Limpiador facial

1 cucharada de maicena mezclada con una cucharada de glicerina y una cuarta cucharadita de ron se usa como un limpiador facial que elimina la piel muerta. Esto se debe a las propiedades abrasivas suaves de la fécula de maíz.

6. Absorbe el sudor en los pies

Su propiedad de absorción de humedad ayuda a deshacerse de la sudoración de los pies cuando usa zapatos. Con sólo espolvorear una pizca de maicena puede ver cómo funciona de maravilla.

7. Funciona como desodorante natural

Aplicar almidón de maíz mezclado en aceite de lavanda en las axilas funciona como un desodorante natural. Las propiedades antiinflamatorias del almidón de maíz ayudan a aliviar las erupciones cutáneas, las quemaduras y la picazón.

Para cuidado del cabello

Sirve como un champú seco rápido para limpiar el pelo grasoso. Usted puede tomar pequeñas cantidades de maicena y aplicar este polvo en las raíces de su cabello y dejar que repose por 5 minutos. A continuación, sólo peinar la maicena y sentirá la diferencia.

Cuando su cabello se enreda en exceso puede poner un poco de maicena en polvo y peinar su cabello sin ningún tipo de molestia.

Talco para bebés

Dado que la fécula de maíz absorbe la humedad y a diferencia de los polvos de talco no es una formulación química, se considera una alternativa más segura que los talcos para bebés. Además, el talco también está asociado con el cáncer y trastornos circulatorios, mientras que el maíz no lo está.

Para atletas y fisiculturistas

El almidón de maíz es beneficioso para las personas que están siguiendo un plan de dieta alto en carbohidratos. Esto incluye a los atletas ya que este tipo de dieta les da las calorías extras que necesitan para la formación y la competencia. El almidón de maíz es alto en carbohidratos y calorías densas por lo que también es beneficioso para los fisicoculturistas.

Consideraciones importantes

El almidón de maíz ofrece algunos beneficios para la salud, pero el almidón no es una buena fuente de proteínas o vitaminas. Contiene sólo una pequeña cantidad de algunos minerales esenciales, incluyendo fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Mientras que usted puede ser capaz de utilizarlo para aumentar su ingesta de calorías o como fuente de energía, hay opciones más saludables, como la leche desnatada en polvo, que proporciona nutrientes adicionales que su cuerpo necesita para una buena salud.

Precaución: Como la maicena es densa en calorías sin fibra o proteína debe ser evitada por personas que ya son obesas o están tratando de perder peso. Como el intestino requiere de tiempo considerable para digerirla, la fécula de maíz puede causar muchos trastornos intestinales. Debe ser evitado por los diabéticos debido a que su digestión más lenta puede aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

Puede ver algunos remedios caseros preparados con fécula de maíz en el siguiente vídeo: